Incidentes, accidentes de trabajo y enfermedades laborales

Tanto empleadores como trabajadores a través de su labor buscan que el lugar de trabajo sea un espacio seguro y confiable para desarrollar actividades, sin embargo, en las empresas pueden existir diferentes casos de incidentes, accidentes de trabajo o enfermedades laborales que requieren investigación y estudio para plantear acciones correctivas, preventivas o de mejora en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Por esta razón, es fundamental la investigación de las causas de los incidentes, accidentes de trabajo y enfermedades laborales; la cual debe adelantarse acorde con lo establecido en la normatividad vigente, la Resolución número 1401 de 2007 expedida por el entonces Ministerio de la Protección Social, hoy Ministerio del Trabajo, y las disposiciones que los modifiquen, adicionen o sustituyan.[1]

¿Qué debe permitir la investigación de incidentes, accidentes de trabajo y enfermedades laborales?

El resultado de esta investigación, debe permitir entre otras, las siguientes acciones:

1. Identificar y documentar las deficiencias del Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, lo cual debe ser el soporte para la implementación de las acciones preventivas, correctivas y de mejora necesarias.

2. Informar de sus resultados a los trabajadores directamente relacionados con sus causas o con sus controles, para que participen activamente en el desarrollo de las acciones preventivas, correctivas y de mejora.

3. Informar a la alta dirección sobre el ausentismo laboral por incidentes, accidentes de trabajo y enfermedades laborales.

4. Alimentar el proceso de revisión que haga la alta dirección de la gestión en seguridad y salud en el trabajo y que se consideren también en las acciones de mejora continua.[2]

¿Cómo deben ser considerados estos resultados?

Los resultados de actuaciones administrativas desarrolladas por el Ministerio del Trabajo y las recomendaciones por parte de las Administradoras de Riesgos Laborales, deben ser considerados como insumo para plantear acciones correctivas, preventivas o de mejora en materia de seguridad y salud en el trabajo, respetando los requisitos de confidencialidad que apliquen de acuerdo con la legislación vigente.[3]

¿Cuál es el equipo designado para las investigaciones de incidentes, accidentes de trabajo y enfermedades laborales?

Para estas investigaciones el empleador debe conformar un equipo investigador que integre como mínimo al jefe inmediato o supervisor del trabajador accidentado o del área donde ocurrió el evento, a un representante del Comité Paritario o Vigía de Seguridad y Salud en el Trabajo y al responsable del Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo.[4]

Cuando el empleador no cuente con la estructura anterior, deberá conformar un equipo investigador por trabajadores capacitados para tal fin.

¿Quién debe aplicar las acciones preventivas y correctivas?

El empleador debe garantizar que se definan e implementen las acciones preventivas y correctivas necesarias, con base en los resultados de la supervisión y medición de la eficacia del Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, de las auditorías y de la revisión por la alta dirección.

Estas acciones entre otras, deben estar orientadas a:

1. Identificar y analizar las causas fundamentales de las no conformidades con base en lo establecido en el presente capítulo y las demás disposiciones que regulan los aspectos del Sistema General de Riesgos Laborales.

2. La adopción, planificación, aplicación, comprobación de la eficacia y documentación de las medidas preventivas y correctivas.[5]

Cuando se evidencie que las medidas de prevención y protección relativas a los peligros y riesgos en Seguridad y Salud en el Trabajo son inadecuadas o pueden dejar de ser eficaces, estas deberán someterse a una evaluación y jerarquización prioritaria y sin demora por parte del empleador o contratante, de acuerdo con lo establecido en el presente capítulo.[6]

Finalmente, es fundamental recordar que las acciones preventivas y correctivas deben estar documentadas, ser difundidas a los niveles pertinentes, tener responsables y fechas de cumplimiento, siempre buscando la seguridad de las empresas y la protección de todos los colaboradores, clientes, visitantes y proveedores.[7]

Garantizar esta seguridad será estar un paso adelante para lograr la mejora continua en su empresa, lo cual podrá alcanzar con su aliado en seguridad y salud en el trabajo: Zona Protegida de SSI, con su servicio de áreas protegidas médicas que le permitirá contar con atención médica oportuna ante enfermedades o lesiones en su empresa las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

¿Desea conocer más sobre este tema? ¡Espérelo en nuestro próximo blog!


[1] Artículo 2.2.4.6.32. Ministerio del Trabajo. Decreto 1072 del 26 de mayo de 2015.

[2] Artículo 2.2.4.6.32. Ministerio del Trabajo. Decreto 1072 del 26 de mayo de 2015.

[3] Artículo 2.2.4.6.32. Parágrafo 1. Ministerio del Trabajo. Decreto 1072 del 26 de mayo de 2015.

[4] Artículo 2.2.4.6.32. Parágrafo 2. Ministerio del Trabajo. Decreto 1072 del 26 de mayo de 2015.

[5] Artículo 2.2.4.6.33. Ministerio del Trabajo. Decreto 1072 del 26 de mayo de 2015.

[6] Artículo 2.2.4.6.33. Parágrafo 1. Ministerio del Trabajo. Decreto 1072 del 26 de mayo de 2015.

[7] Artículo 2.2.4.6.33. Parágrafo 2. Ministerio del Trabajo. Decreto 1072 del 26 de mayo de 2015.